El expresidente de Confederación Miño-Sil escondió 224.000 euros de sobornos en la bodega de su casa

liñares-3lavozdegalicia.es

Parte del dinero se lo llevó en un maletín a García Gesto para comprar el 30% de Artenosa

El principal cabecilla de la rama lucense de la Pokémon, Francisco Fernández Liñares, expresidente de la Confederación Miño-Sil, ocultó en un armario de la bodega de su chalé de A Ponte, 224.000 euros procedentes de presuntos sobornos. Así se lo confirmó a Vigilancia Aduanera y a la jueza en sus declaraciones. Esa cantidad la tuvo en ese lugar hasta mayo de 2012. Con ese dinero compró el 30% de la empresa Artenosa (a la que le dieron la publicidad de los buses cuando él era concejal).

Liñares dijo que le llevó una parte del dinero en un maletín a Miguel García-Gesto y que 31.000 euros se los pagó por transferencia. «Le dije que procedía de préstamos de mi familia», advirtió. «¿Dice usted que dicho dinero procedía de la entrega que particulares y sociedades le hicieron en agradecimiento por la concesión de obras, tanto en su época de concejal como de presidente de la Hidrográfica?», preguntó la jueza Pilar de Lara. Su respuesta fue sí.

Liñares consideraba que el dinero que recibía era por una «fórmula general» que aplicaban las «empresas amigas». Consistía en esta filosofía: «Oye, mira, quedamos muy agradecidos por la obra, nos evitó tener que despedir a dos personas; son momentos difíciles, las obras están muy mal. Si nos aceptas para tus compromisos o lo que quieras hacer tú, toma un donativo». «¿Alguna empresa más aplicaba esta fórmula?», le preguntó la jueza? El exconcejal le respondió «absolutamente no».

¿Y si no hubiese dinero por el medio, esas personas hubieran sido adjudicatarias de las obras?, le planteó De Lara. «Posiblemente», respondió. «¿Seguro?, preguntó la jueza. «Yo por mi parte prometo que sí adjudicaría una obra sin percibir nada y cualquier empresa estaría en igualdad de condiciones», apuntó.

Míchigan

En las declaraciones salen a relucir las relaciones con Power Balance y documentos en los que se habla de Charly, Morgan y Flanagan. Liñares dijo que creía que Morgan debía ser él y que Charly, sería Fiacro Orol, miembro del PSOE lucense que está imputado. Estos personajes hablan con frecuencia de dos depuradoras y obras en el estado de Míchigan. Cuando la jueza le preguntó dónde estaba eso, Liñares respondió que podría ser A Bola (Ourense) y «un concello al lado de Xinzo «¿Y el Power Balance?». «Será el laboratorio» respondió, refiriéndose al que compraron unos empresarios, con los que cenó en el Campos, y que le prometieron repartir un 15% si lograban un contrato.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: