Los mineros de Alonso aceptan modificar sus sueldos si readmite a 169 despedidos

mineros-alonsolne.es

Los trabajadores proponen ligar la reducción de salarios al absentismo laboral y reclaman un calendario de pagos de las nóminas que les deben

Los trabajadores del grupo Alonso aceptan negociar cambios en sus salarios para salvar a las empresas mineras, pero con condiciones. El empresario leonés Victorino Alonso ya tiene sobre su mesa la contrapropuesta que los trabajadores de Coto Minero Cantábrico y Uminsa le han hecho y la principal premisa de los sindicatos para abordar la modificación salarial es clara: la readmisión de 169 trabajadores despedidos de Cerredo con las mismas condiciones en las que dejaron el pozo.

Según explicaron los representantes sindicales, para abrir la negociación, además debe darse una segunda premisa y es que el grupo Alonso presente de forma inmediata un calendario de pagos de las cantidades que se les adeudan a los mineros, y que a día de hoy son las nóminas de diciembre, enero y febrero, además de una paga extraordinaria. «Sin estos dos compromisos no habrá negociación», aseguraron los trabajadores.

A partir de ahí, el documento que ayer entregaron a los responsables de Uminsa y Coto Minero Cantábrico, contiene una propuesta para la reducción de salarios demandada por Alonso. En la última reunión que mantuvieron trabajadores y empresarios, éste le reclamó a sus empleados una bajada de sueldos del 30% para salvar la compañía, mientras que en el transcurso de esas conversaciones, ellos llegaron a asumir una reducción del 5% en sus nóminas. Sin embargo, el documento que ayer le entregaron contiene otros parámetros.

En un principio, lo que plantean los sindicatos es una congelación salarial para toda la plantilla, y a partir de ahí, reducciones de sueldos ligadas al absentismo laboral. «Entendemos que lo que quiere Victorino Alonso es sacar más carbón de las minas con la misma gente, y por lo tanto, la propuesta va encaminada a terminar con el absentismo», indicaron los responsables sindicales. A modo de ejemplo, su propuesta radica en que si un trabajador falta al trabajo una serie de jornadas de forma injustificada o está de baja, su sueldo pueda reducirse porcentualmente en función de su no asistencia. Eso sí, solamente durante un mes. Con ello, entienden los sindicatos, atajarían el reconocido problema del absentismo.

Por otra parte, lo que los trabajadores no van a aceptar en modo alguno son las condiciones laborales que Alonso quiere imponerles, entre ellas que el tiempo de jornada empiece a computar en el mismo puesto de trabajo o que el tiempo para el bocadillo corra a cuenta del propio empleado. «Son dos aspectos que de ninguna manera vamos a aceptar, y si quiere negociar con nosotros, el empresario ya sabe que por aquí no pasamos», explican los sindicatos. Los empleados de las empresas del grupo Alonso calculan que estas medidas provocaría un aumento en su jornada laboral de en torno a una hora y media al día, un extremo que no están dispuestos a aceptar, «máxime cuando la empresa está hablando de bajar los salarios».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: