El dinero europeo no llegará a las entidades hasta septiembre

Foto: REUTERS

abc.es

El Gobierno reconoce que Bruselas quiere que en España haya un banco malo y que se impondrán medidas para todo el sector financiero a cambio del crédito

Las ayudas a la banca tardarán en llegar al balance de las entidades. Fuentes financieras de máxima solvencia consultadas por este diario aseguran que la reestructuración financiera no se pondrá en marcha antes del mes de septiembre. Ni siquiera en las entidades que ya han sido nacionalizadas (Bankia, Novagalicia, Catalunya Caixa y Banco de Valencia) comezará el proceso antes de verano. Hasta ahora se barajaba la posibilidad de que estas entidades solicitaran los fondos en cuanto la línea de crédito estuviera habilitada, algo que se esperaba ocurriera antes de las vacaciones de verano. Algo así como una solicitud por fases, en la que en primera instancia se solicitarían los fondos para las entidadees con problemas ya evidentes, y se esperaría a una segunda ronda para el resto del sector.

Si bien, según las mismas fuentes, el proceso de recapitalización se pondrá en marcha coincidiendo con el nuevo curso, una vez las auditoras, las consultoras y el comité formado por la Comisión, el BCE y el FMI hayan terminado sus respectivos análisis e informes sobre la banca española. Esto supone, además, que el Gobierno no hará una solicitud concreta de fondos hasta esa misma fecha, una vez tenga los informes en la mano.

En cualquier caso, lo que sí está claro es que el crédito que Europa concederá a España para recapitalizar al sistema financiero llevará consigo condiciones para todo el sector, no sólo para las entidades que reciban las ayudas. Así lo explicó ayer el ministro de Economía, Luis de Guindos, durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados.

Entre las principales opciones que se barajan destacan el «imponer unas condiciones horizontales al conjunto del sector financiero que perseguirán fortalecerlo y corregir las vulnerabilidades existentes», según explicó De Guindos, además de la «presentación de un plan de reestructuración» (tal y como se exigía hasta la fecha a las que hacían uso de los fondos del FROB). Además, De Guindos ha explicado que Bruselas exigirá «la segregación del balance de los activos problemáticos», lo quie supondría la creación de un banco malo para el conjunto del sector. En la Comisión de Economía del Congreso, el ministro resaltó la «preferencia» de la CE por esta «medida adicional» en el marco de las condiciones que llevará aparejada la línea de crédito de hasta 100.000 millones de euros para el sector financiero español.

Clarificar los balances
Según explicó Guindos, «es un alternativa interesante a analizar y que se tendrá que concretar, pero nada es definitivo». Entre las ventajas que ofrece esta opción es clarificar los balances de la banca y permitir a las entidades centrarse en conceder crédito y no desviar su atención hacia la gestión inmobiliaria. De Guindos reafirmó una vez más que la ayuda a la banca sólo se condicionará al sector financiero y defendió que la supervisión fiscal se hará de «forma independiente» sobre los nuevos requisitos del sector financiero.

Por otro lado, el titular de Economía anunció que la cantidad solicitada por cada entidad deberá ser suficiente para cubrir las necesidades calculadas por los evaluadores externos, pero que a esto habrá que sumar un margen de seguridad adicional significativo para que la ayuda «cubra así ampliamente cualquier eventualidad».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: