Cristina F. Kirchner se queda sin gasolina

abc.es

El saqueo de YPF provoca la escasez de combustible en Argentina

Numerosas estaciones tuvieron que colgar las mangueras este puente festivo ante la falta de combustible

Argentina sigue acelerando el proceso de nacionalización de la petrolera YPF, un desatado sprint legislativo desde el punto de partida del populismo que hace dudar sobre si quedará gasolina para llegar a algún destino concreto. Literalmente. Las estaciones de servicio del país están secas y llueve sobre mojado. Las escenas de «mangueras colgadas» no son nuevas. Periódicamente y desde hace años, las gasolineras argentinas sufren episodios de desabastecimiento, sobre todo en los puentes festivos o periodos vacacionales. Las políticas gubernamentales de precios intervenidos en los combustibles provoca que las empresas no acaben inviertiendo lo necesario en la modernización de las infraestrucuras de distribución y tampoco hay precisamente facilidades para reforzar el abastecimiento mediante la importación de gasolina.

Pero no parece que el saqueo de Cristina Fernández de Kirchner a YPF vaya a ser la solución a la compleja ecuación. Según destacan estos días varios medios locales, los surtidores de las gasolineras de buena parte del país se han vuelto a llenar de telarañas este puente del Día del Trabajo. Muchos usuarios del área metropolitana de Buenos Aires y de zonas del interior se veían obligados a recorrer varias estaciones buscando gasolina con idéntico resultado: agua. Como en una búsqueda desesperada de maná energético, los usuarios de twitter anunciaban en sus mensajes las estaciones que aún exprimían sus últimas gotas de combustible.

De nada sirvió que el Gobierno argentino sacara pecho con un comunicado de la intervención de YPF, encabezada por Julio Vido, el ministro de Planificación, en el que se aseguraba que se reforzaría la provisión de combustible para las dos jornadas festivas del lunes y el martes. Un brindis al sol que incluía un dardo a la petrolera española: «Repsol no contaba con ninguna planificación especial» para esa fecha. Pero, como no se pueden recorrer kilómetros y años de improvisación con bruscos acelerones en el último minuto, Argentina sigue sin avanzar un centímetro hacia la solución. «La intervención de YPF Argentina informó que a los efectos de garantizar el abastecimiento de combustibles para este fin de semana largo se incrementó un 25% el despacho que tenía planificado originalmente Repsol para el periodo entre el 25 y el 30 de abril», indicaban los nuevos gestores de la empresa nacionalizada.

«Los mayores volúmenes incluyen tanto nafta (gasolina) como gasoil y buscan evitar los faltantes que se registraron durante los últimos fines de semana largos por causa de la mayor afluencia de vehículos hacia los centros turísticos», aseguraba también el comunicado. Supuestamente, la nueva oferta significaba un aumento del 22% sobre lo expendido en Semana Santa y un 15% más que en Carnaval. Pero el parche no alcanzó «para atenuar la escasez, que volvió a percibirse en el área metropolitana y en algunas zonas del interior». Según la cámara de propietarios de estaciones de servicio, «el faltante osciló entre el 15 y el 20% en la capital federal y el conurbano», relataba ayer el diario «La Nación», que citaba una reveladora declaración del propietario de una estación bonaerense: «Hace al menos un año que me quedo sin nafta todos los días. A menos que hayan contratado a Jesús para que la multiplique, veo difícil que lo puedan solucionar».

Tradición festiva

Y, como de momento, Kirchner aún no es capaz de obrar milagros, el combustible volvió a faltar en numerosas estaciones de servicio del área metropolitana y la provincia de Buenos Aires y Córdoba . Y, por supuesto, no solo de YPF, también de Shell y Panamericana.

La historia es vieja y repetida, una especie de tradición adherida a las fiestas. El empeño en reforzar la distribución del combustible en las zonas más turísticas acaba provocando el desabastecimiento en otros puntos del Estado. Como destaca «La Nación», YPF es la que lo tiene más difícil: abastece a la mitad del país con los precios más bajos, lo que realimenta la escasez en las estaciones de servicio, cuyos propietarios están sometidos a un sistema de cupos que casi siempre se quedan cortos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: