El sector del motor desploma sus ventas un 21% y conduce hacia el peor año de su historia

expansion.com  —  David Page

ABRIL NEGRO PARA EL AUTOMÓVIL:SOLO 56.250 MATRICULACIONES

La industria del automóvil no levanta cabeza: las ventas se hunden otra vez en abril y amenazan con marcar un nuevo mínimo histórico al cierre del ejercicio.

Abril negro para el sector del automóvil. Las matriculaciones de coches se hundieron nada menos que un 21,7% el mes pasado, quedándose en una más que modesta cifra de 56.250 unidades. En lo que va de año, las ventas de turismos y todoterrenos acumulan, con un total de 279.956 unidades, un descenso del 7% en relación al mismo periodo de un 2011 que ya fue mediocre.

El pasado fue para el sector el segundo peor año de su historia, con 808.000 coches vendidos. La recuperación ni está ni, de momento, se le espera. Y es que en 2012, si los registros siguen a la baja como hasta ahora, se podría acabar marcando un nuevo mínimo histórico.

Las patronales del sector parecen resignadas a otro mal año. Sus previsiones para este ejercicio pasaban hasta ahora por volver a quedarse por debajo de la cota de los 800.000 automóviles vendidos. La asociación de fabricantes (Faconauto) y la de vendedores (Ganvam) hoy han revisado sus estimaciones para el cierre del ejercicio y ya apuntan a quedarse incluso por debajo de las 780.000 matriculaciones.

Regreso a los noventa
De confirmarse la nueva (y paupérrima) previsión para el año -y sin un plan de ayudas públicas a la compra nada hace pensar que no sea así- la industria automovilística nacional rompería por abajo el anterior peor registro de la serie histórica, el de 1993, un ejercicio en que las ventas se quedaron en las 792.600 unidades. De momento, las ventas entre enero y abril de este año se colocan ligeramente por encima de las que se registraron en ese funesto 1993 (casi 280.000 de ahora frente a las 251.500 de entonces), pero el ritmo de caída está siendo mucho más intenso en esta crisis que en la de los noventa.

“Las ventas marchan peor de lo inicialmente previsto debido a la entrada del país en una nueva recesión y a la política de recortes presupuestarios”, alerta Juan Antonio Sánchez Torres, presidente de Ganvam. “Todo hace pensar que el volumen de ventas para el ejercicio también podría recortarse por debajo de las 780.000 unidades, un 3,5% menos que el pasado año”, sostiene el presidente de la patronal de vendedores, que, además, advierte de que esa cifra puede estar distorsionada ¡al alza!: “Esa cifra puede ser en realidad algo inferior, ya que está distorsionada por la práctica habitual de las automatriculaciones a la que recurren los concesionarios para alcanzar al cierre del mes sus objetivos de ventas”.

El presidente de Ganvam explica que los vehículos automatriculados cada vez tienen más peso en las cuentas de resultados de los concesionarios, ya que nutren el mercado de ocasión de coches de ‘kilómetro cero’. Unos automóviles que, a diferencia de los nuevos, sí están encontrando una salida rápida a pesar de la crisis por su mejor precio. De hecho, las ventas de coches de menos de un año han crecido en torno a un 30% en lo que va de año. “Los concesionarios se están viendo obligados a recurrir a la fórmula de las matriculaciones tácticas para dar salida al stock de coches nuevos que apenas encuentran comprador por la falta de financiación y la caída del consumo. La automatrícula es una práctica habitual y no tiene porque estar mal vista siempre que se haga en su justa medida”, indica Sánchez Torres.

Ni particulares ni empresas
Durante la actual crisis, el mercado de coches se ha dado la vuelta y el peso de las ventas a clientes particulares se ha desplomado: de representar casi dos tercios de las ventas totales en 2007, las familias concentran ahora apenas la mitad de las operaciones. Las ventas a particulares acumulan ya 22 meses consecutivos a la baja: en abril cayeron un 16,6% y en lo que va de año acumulan un retroceso del 9%.

Hasta ahora, las ventas a empresas y al sector del rent a car estaban consiguiendo maquillar ligeramente los resultados mes a mes y se habían convertido en los únicos bálsamos del sector. Pero ambos canales de ventas también se han apuntado ya abiertamente a los descensos. El canal de empresas cayó un 1,7% el mes pasado y retrocede un 7,2% entre enero y abril, mientras que el canal alquilador se desplomó un 48% en abril y desciende un 3% en el acumulado del año.

Las fábricas españolas, ¿en peligro? 
Con las cifras de ventas en mínimos, desde el sector del motor empiezan a poner en duda incluso el futuro de las factorías del país. Las fábricas españolas han conseguido garantizarse carga de trabajo captando nuevos modelos de sus respectivas marcas para los próximos años, pero con el mercado interior en punto muerto y el internacional flojeando, en la industria empiezan a saltar las alarmas. De momento, el ritmo de producción se adapta a la baja a la situación.

“Un mercado tan bajo afecta a la vulnerabilidad de las plantas instaladas en España porque la exportación de vehículos ya se está resintiendo este año debido a la ralentización de los mercados europeos”, advierten Anfac y Ganvam en un comunicado conjunto. En los últimos años, el 80% de la producción de las plantas españolas se destinaba a la exportación, una proporción que, con el mercado español en mínimos, se ha elevado hasta el 90%. Pero también hay peros en la faceta exportadora. “En el primer trimestre la exportación de vehículos en España descendió un 20%. Los analistas se refieren a las exportaciones como una vía para conseguir crecimiento, pero los mercados exteriores también están inmersos en una nueva fase de desaceleración”, alertan las patronales de fabricantes y vendedores.

El director de Comunicación de Anfac, David Barrientos, es incluso más claro: “Una consecuencia inmediata de este continuado descenso del mercado es el incremento de la vulnerabilidad de nuestras factorías. Hasta ahora, gracias al comportamiento de la exportación, nuestras fábricas han mantenido unos ritmos aceptables de fabricación, pero la coyuntura económica exterior de los principales países destinatarios de nuestros vehículos se está resintiendo también, lo que hace tambalear, una de las vías para conseguir crecimiento”.

¿El sector empieza a lanzar un aviso a navegantes? Los fabricantes reclaman medidas estructurales, no solo un plan de ayudas a la compra como el Plan 2000E (no solo pero también), para recuperar el tono de las ventas en el mercado nacional, dado que las exportaciones también empiezan a flojear. “Debemos mirar hacia el mercado interno y ser valientes parta tomar medidas expansivas que dinamicen el consumo interno”, subraya Barrientos. Con las dos patas del negocio, la interior y la internacional, en horas bajas, ¿en qué situación quedan las fábricas nacionales?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: