El Real Madrid noquea 2-1 al Barcelona y sentencia la liga

Foto: EFE

abc.es

Partido muy serio del Madrid, que cortó los circuitos azulgrana, lo temató con una bella conexión Ozil-Cristiano, y distancia al Barça a siete puntos

Acostumbrados al agua de colonia de Pep, la de este sábado se había echado a perder, desaparecida su olorosa sustancia. Venía amenazando Pep pifia de las gordas con esa manía que le ha entrado, más ataque de entrenador que otra cosa, de poner una línea de tres en defensa. Está viendo que le va fatal al equipo, que la circulación se vuelve lenta, que Alves no sorprende arrancando desde más arriba, que se crean huecos atrás, pero nada, se empeña en colocar al equipo en lo que no es, en cambiarle la cara con lo guapa que era la normal y corriente. Máxima en la vida: no cambies lo que va bien.

Y el Madrid no hizo tonterías esta vez. Mou repitió el equipo de Múnich pero con un talante muy diferente: el doble pivote más adelantado para juntarse con la línea de tres y formar una línea de cinco que presionaba mucho y bien, aun a cambio de un desgaste físico tremendo. Así le fundió los plomos al Barça, que carburó con el tubo de escape atascado. Circulaba el balón lentamente en su doble pivote de Busquets y Thiago para luego establecer puentes cerrados en la tercera línea, justo donde el Madrid le mordía las canillas con todo. [Fotogalería: las mejores imágenes del encuentro]

Robaba el Real y creaba peligro, unos zarpazos tremendos metía a ver si le encontraba la carne a Valdés, ya fuera en contras o en balones parados. Fue en lo último, que es donde el Barça tiene una laguna más grande que la del Madrid aún donde los blancos encontraron botín. Ganó Pepe un balón aéreo y luego a Puyol, el mejor de los azulgrana en los últimos meses, se le bajaron las persianas. Balón en área pequeña y lo deja bajar en vez de sacarlo de un punterazo cutre pero bien dado, salvador. Esa décima de segundo fue suficiente para que apareciera un fantasma con un cuchillo. Sami Khedira salió de la nada, con cara de pillo de colegio, de listillo de la clase, «esta te la trinco», debió de pensar y le rebañó el balón lo justito para que se colara en la raya de gol, tan cerca estaba. Torpeza inaudita en un veterano glorioso para poner más cerca la Liga al Madrid. Los blancos preparaban fiesta a lo grande con un empate, mucho más con un gol que le templó los ánimos, centró los objetivos y ayudó a crecer el físico lo suficiente para ayudar en la presión. [Estadísticas]

El Barça fue todo un tropezón tras otro, encontró poco a Xavi, menos a Messi y nada a Tello, que era donde se veía que podía hacer daño con su velocidad. Estuvo bien Arbeloa en esa marca, tan denostado como ha estado estas últimas semanas. Impuso su veteranía, su buen hacer metiendo el cuerpo, dejando un metro a un velocista para tener ventaja en el recular. Un buen trabajo. El resto lo hizo el Barça, que se cegó sin encontrar caminos, bien cerrados por el Real, pero también tapados por la lentitud en la circulación de balón azulgrana.

El final del primer periodo pareció el final de todo porque llevó a los jugadores con la lengua fuera al vestuario, tal había sido el ímpetu, concentración y viveza del juego. El Madrid parecía agotado por el esfuerzo físico; el Barcelona, por el mental, incapaz de encontrar salida al buen laberinto creado por Mou.

El físico jugó por los dos en la segunda parte. Al Madrid se le iba el pulmón por la boca y todo tiraba de corazón, viendo tan cerca la meta. Pero el Barça no lo aprovechó porque también estaba tieso como la mojama, tocado por el partido de Londres. La circulación iba a cámara lenta y todos iban con la reserva, al límite de quedarse sin una gota de aire.

Aparece Cristiano

Los de Mou, esta vez porque ya no podían, no por voluntad propia, se tiraron atrás, a guardar el partido, y dejó todo el espacio al Barça, pero con organización, orden y tapándose bien atrás, aunque con cero salida hacia Valdés, que lo vio todo en la lejanía. Pep metió a Alexis en el campo y eso complicó aún más al Madrid. De tanto empeño empató el Barça como estaba jugando, a trompicones, en una jugada tan tosca como el primer gol. Pero el Madrid le respondió con underechazo a la mandíbula. Se fue CR como una moto en un gran pase de Ozil y este remató la faena y la Liga.

Ficha técnica

 
1 – Barcelona: Valdés; Puyol, Mascherano, Adriano (Pedro, m.73); Alves, Busquets, Xavi (Alexis, m.69), Thiago; Tello (Cesc, m.81), Messi e Iniesta.
2 – Real Madrid: Casillas; Arbeloa, Pepe, Ramos, Coentrao; Khedira, Xabi Alonso; Di María (Granero, m.73), Özil (Callejón, m.89), Cristiano; y Benzema (Higuaín, m.90+3).
Goles: 0-1, m.17: Khedira. 1-1, m.70: Alexis. 1-2, m.73: Cristiano Ronaldo.
Árbitro: Undiano Mallenco (Comité Navarro). Mostró cartulina amarilla a Busquets (m.15), Pepe (m.43), Xabi Alonso (m.47), Alves (m.76), Özil (m.77), Granero (m.78) y Mascherano (m.86).
Incidencias: Asistieron al encuentro 99.252 espectadores en partido disputado en el Camp Nou, correspondiente a la trigésimo quinta jornada de Primera División. En el palco, pleno de personalidades.
Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: